viernes, 2 de diciembre de 2011

No a las manos extendidas en el padrenuestro

Monseñor Robert J. Foys, Obispo de Covingnton, en EE.UU. ha dirigido a sus fieles, con fecha 18 de noviembre, una Carta Pastoral anunciando la entrada en vigor de la nueva traducción del Misal Romano, Novus Ordo, en EE.UU., y un decreto puntualizando algunas cuestiones sobre materia litúrgica.

El Obispo recuerda que nadie, ni sacerdotes ni fieles, tiene derecho a introducir ninguna innovación en la Sagrada Liturgia, según lo dispuesto por el Concilio Vaticano II en la constitución Sacrosantum Concilium. Por lo tanto, las acciones y posturas de los fieles deben ser las que establece la Ordenación General del Misal Romano y aquellas que, en virtud de esta ordenación, pueden ser reguladas en cada país. En Estados Unidos, continúa el obispo, está prescrito que los fieles se arrodillen desde el Sanctus hasta el "gran Amén" (es decir todo el Canon). Y también deben arrodillarse tras el Agnus Dei hasta el momento de comulgar. Por su parte los diáconos se arrodillarán desde la Epíclesis hasta la ostensión del cáliz.

Respecto a la oración del padrenuestro, según la Ordenación General del Misal Romano solo el sacerdote está establecido que extienda las manos. Ni los diáconos ni los fieles. Por lo tanto los fieles no extenderán las manos, y tampoco se cogerán de las manos con otros fieles.

Carta pastoral
The hermeneutic of continuty

29 comentarios:

  1. Me aplico el parche. Acostumbrado a mi parroquia siempre he extendido las manos.

    ¿Alguien me podría explicar cuál es la posición correcta?

    ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  2. Pues símplemente de pie, sin usurpar gestos del celebrante.

    ResponderEliminar
  3. Vale, ya lo he entendido.

    Es que resulta que el artículo dice: "no cogerse las manos" y he leído el original en inglés y dice "not to join their hands".

    Error de lectura mío, que entendí que uno a sí mismo no podía cogerse las manos (ni siquiera tenerlas como en actitud de oración) y a lo que se refiere es a la clásica práctica de "todos juntitos en armonía nos cogemos las manos entre todos".

    Por eso preguntaba: ¿cuál es la manera correcta? Porque si uno en sí mismo era irreverente juntar las manos en posición de oración... No cuadraba jaja

    Aquí siempre uno deseoso de aprender lo correcto, ya que jamás nadie me ha "catequetizado" sobre la importancia de los gestos en la misa y todo lo que sé hasta ahora lo he aprendido más de leerlo por internet que de verlo hacer en las parroquias.

    ResponderEliminar
  4. Dios te guarde, Francisco Javier. Eres una bendición para el grupo. Ya quisiera yo, con tu edad, haber tenido la formación que tú tienes y el amor a Dios que te rebosa. No sabes lo que los "mayores" aprendemos de ti.

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, Francisco Javier, la traducción puede prestarse a confusión, así que lo modifico.

    ResponderEliminar
  6. Posición de las manos
    Las manos juntas delante y a la altura del pecho, o sea juntas ambas palmas, unidos y extendidos los dedos, el pulgar derecho sobre el izquierdo en forma de cruz: se tienen en dirección del cuerpo o casi verticales.
    Otra posición que se ha extendido es tener las manos entrelazadas por debajo del diafragma.

    Roberto Oviedo Cabrera

    ResponderEliminar
  7. Y los Scaus, con su tradiccion de cruzar las manos? Se han perdido tantas cosas bellas del misal viejo...

    ResponderEliminar
  8. Tengo que puntualizarles algo. En Republica Dominicana, el primer concilio plenario dominicano estableció que los fieles podían tomarse de las manos durante el padrenuestro. Esta es una costumbre novedosa, pero yo preferiría la de tener las manos levantadas, pues es la postura verdaderamente orante de los cristianos. Incluso en el rito oriental que por su naturaleza es el más cercano al Romano, me refiero al Copto, se establece que las manos de los fieles se levanten al padrenuestro. lo de tener las manos juntas es una costumbre galicana que se introdujo arbitrariamente en el rito romano. Yo quisiera que en ambas formas se restableciera esta costumbre, la de tener las manos levantadas, fieles y ministros, pues es la oración recibida en el bautismo para ejercer el sacerdocio común. Como dice el concilio de Trento: Según el uso de los santos padres.

    ResponderEliminar
  9. Tristeza y alegria dijo... yo quisiera? pues hágase una iglesia a su medida y haga lo q le venga en gana! acá respete lo que que debe hacer!

    ResponderEliminar
  10. Ni el obispo se pondrá el pectoral sobre la casulla...

    Fr. J.

    ResponderEliminar
  11. En la Santa Misa, el único que eleva oficialmente las oraciones es el Sacerdote que está in persona Christi, por ende único mediador entre Dios y los Hombres. No quiere decir que nosotros como pueblo de reyes, asamblea santa estemos invalidados. Tenemos que empezar a estudiar los origenes de nuestra liturgia, liturgia que nace del seno de la liturgia judía.
    Muchas personas por gusto consagrarían alfajores de maizena con COca Cola; pero como la Ley mosaica, El Señor Dios dispuso de rituales para su adoración, en la cual el pueblo permanecia afura del templo, ejemplo claro en el Nuevo Testamento lo tenemos a Zacarias (Lc. 1.8-10). En todo hay un porque, las cosas no fueron puesta por el capricho de alguien aburrido en el Vaticano. Como me decía un viejo sacerdote: ..."Más estudio y menos pasión, porque la pasión en como un rayo, muy intenso ; pero muy breve"...

    Roberto Oviedo Cabrera

    ResponderEliminar
  12. A mí me gustaría con mucho cariño, hacerles solo la breve reflexión, de antemano, no soy experto ni estudioso.
    En el libro del Éxodo, cuando Moisés habla con el faraón, lo que le pide es q deje salir al pueblo para adorar a Dios en el desierto, el faraón le dice que accederá solo si van los hombres, esto de acuerdo a la tradición egipcia que el culto estaba reservado para los hombres, Moisés dice que niños y mujeres tmb deben ir, posteriormente el faraón accederá pero pide que dejen el ganado, Moisés le dice q tmb lo tienen que llevar porque no saben que les pedirá Dios como sacrificio y bueno, como bien sabemos finalmente parten con todo.
    Como vemos, primero, el culto, no se ajusta a las costumbres o al tiempo, como en el caso de q vayan solo los hombres como le decía el faraón.
    Segundo, Moisés no dicta el culto, viene directo de Dios, Dios que se revela a sí mismo, nos revela como hemos de rendirle culto.
    Tercero, Arón se anticipa y hace un becerro de oro, pues Moisés tardaba de bajar del Sinaí, no es que quisieran adorar a dioses paganos, sino que quisieron adecuar a su modo adorar al Dios que los había salvado y no era así como debía de ser.
    Ir a adorar a Dios les llevó a la libertad, no viceversa.
    La liturgia es hermosa, la misa es una anticipación del paraíso y estudiarla es redescubrir nuestra Iglesia, te invito a que lo hagas con espíritu de obediencia y humildad como dice nuestro maestro "Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón"
    Saludos a todos
    Paz y Bien

    Felipe Espinosa

    ResponderEliminar
  13. con todos mis respetos,vamos a acabar como los fariseos,haciendo leyes de las leyes,desde mi insignificante presencia creo,en el poder de la oracion,en lo util q le resulta al senor un padrenuestro para mitigar el dolor q infringimos cn nuestros pecados a su misericordioso corazon,por eso ,q mas da si se hace con las palmas en accion petitoria o no,lo importante es hacerlo con fe y ddvocion.paz y bien

    ResponderEliminar
  14. Bien por el obispo, ya es hora de atajar tanta pamplina

    ResponderEliminar
  15. Un sábado en que Jesús atravesaba unos sembrados, sus discípulos comenzaron a arrancar espigas al pasar. Entonces los fariseos le dijeron: «¡Mira! ¿Por qué hacen en sábado lo que no está permitido?». El les respondió: «¿Ustedes no han leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus compañeros se vieron obligados por el hambre, cómo entró en la Casa de Dios, en el tiempo del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió y dio a sus compañeros los panes de la ofrenda, que sólo pueden comer los sacerdotes?».

    Y agregó: «El sábado ha sido hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado. De manera que el Hijo del hombre es dueño también del sábado». (Mc 2, 23-28)

    Con todo lo que amo, respeto y me gusta la liturgia no puedo sino horrorizarme de aquellos que pintan tintes fundamentalistas y quieren quitar lo natural y libre que es una manifestación litúrgica. Siempre que se guarden ciertas posturas, REZA CON LAS MANOS ABIERTAS, CERRADAS, DE RODIALLAS, DE PIE, MIRANDO AL CIELO O AL SUELO... A Dios no le va a gustar más una expresión que otra. Se como el pobre publicano que, "manteniéndose a distancia, no se animaba siquiera a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: "¡Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador!". Les aseguro que este último volvió a sus casa justificado, pero no el primero." (Lc. 18, 13-14)

    S. R.

    ResponderEliminar
  16. Sinceramento lo escrito no me gusta mucho, porque a veces lleva a mal interpretar una postura o pensamiento. Ante todo traté de aclarar algo de lo que aprendí a lo largo de este tiempo dentro de la Iglesia.

    Felipe Espinosa, no se a que te refería con: ..."La liturgia es hermosa, la misa es una anticipación del paraíso y estudiarla es redescubrir nuestra Iglesia, te invito a que lo hagas con espíritu de obediencia y humildad como dice nuestro maestro "Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón"

    S.R. Recordemos que el Señor Jesús es judío y que a lo largo de su vida festejo todas las fiestas de la Ley mosaica, de lo cual se encargó de señalar que Él no venía a abolir la Ley ni los Profetas. El publicano -a pesar de sus pecados- encontró el verdadero sentido del arrepentimiento. Por respetar las normas que manda la Iglesia, no se contrapone a que seamos como el publicano. No contrapongamos Liturgia - devoción popular. las dos cosas tienen que ir juntas con el justo equilibrio.

    Roberto Oviedo Cabrera

    ResponderEliminar
  17. Una pregunta al pasar ¿alguno de ustedes fueron acólitos durante la Santa Misa? ¿saben llevar a delante la Misade Sábado Santo?
    Es para saber de nuestras realidades que nos tocan a cada uno dentro de los ministerio que tiene la Iglesia.

    Roberto Oviedo Cabrera.

    ResponderEliminar
  18. Gracias por escribir que liturgia y devoción popular deben ir juntas en un justo equilibrio. Quiero que se entienda que comprendo a plenitud el sentido de la liturgia tridentina y soy conocedor de su riqueza en todos los aspectos. Pero es chocante escuchar los comentarios de quienes consideran la Liturgia Ordinaria como inferior a la Liturgia Extraordinaria.
    Entendamos que Dios no dictó la liturgia sino que la inspiró. Y lo hizo a hombres que recogieron los saberes de sus propias culturas y se fueron enriqueciendo a través de los siglo. Si queremos que la liturgia viva, esta debe vivir con la gente. No me opongo a la celebración de ningún rito, pero sí a los extremismos de quienes se creen superiores. Ojalá la liturgia siga enriqueciéndose con más y más culturas.

    S.R.

    ResponderEliminar
  19. Estimado S.R. no me tenés que dar gracias por escribir que liturgia y devoción popular deben ir juntas en un justo equilibrio. Romano Guardini en su libro "El espíritu de la liturgia" de 1918 nos habla profunda y precisamente de la liturgia.
    Lo que me duele es la acusación y el mal trato de personas, que salen juzgando desde posiciones determinadas. En mi realidad, por lo general, somos personas que hemos nacido después del Concilio Vaticano II y desconociamos la rica tradición de la Iglesia. Siempre nos han tildado de retrógadas, cuervos y lo más liviano tradicionalistas. Muchas personas creen -y no me incluyo en el plural- que la Iglesia nació después de 1.965 y que lo de atrás, es viejo, equivocado, ect.
    Ya estoy arto de los ataques de las personas que dicen vivir el Concilio Vaticano II y están viviendo el Concilio Vaticano VIII.

    Roberto Oviedo Cabrera

    ResponderEliminar
  20. Es cierto lo de la tradición milenaria de la Iglesia y no es cierto que el mirar hacia el antes del C.V.II sea retrógrada; pero si agradezco la universalidad de nuestra Iglesia que se manifiesta de diversas formas para diferentes católicos.

    S.R.

    ResponderEliminar
  21. Alguien por aquí puede darnos el fundamento exacto donde encontramos esta indicación?

    ResponderEliminar
  22. Opino que el obispo es a quien Dios ha encomendado el gobierno de su diócesis, siempre y cuando sus decretos no vayan contra los de la Iglesia universal. Si éste obispo ha estimado que la postura casi de "bailar la sardana" no aporta nada a la Misa, está en su derecho de corregirlo.
    Este tema sin duda pone de los nervios al "progrerío" eclesial (y lo pongo entre comillas y con todo cariño, porque lo principal es que somos hermanos de la misma fe), más cuando los argumentos que da el obispo son los del Concilio Vaticano II: que nadie agregue nada a la liturgia de su cosecha. Y lo cierto es que las rúbricas dicen con claridad cuales son las posturas de los fieles, y de extender las manos no dice ni palabra.

    ResponderEliminar
  23. (En referencia al comentario anterior)

    Solo dos elementos que reconfirman mi postura de intolerancia por parte de algunos:

    1) Llamar pocisión de bailar la sardana a una expresión de la fe que millones consideran como válida me parece una falta de respeto.

    2) Llamar progrerío eclesial a aquellos que creemos que la liturgia, como elemento vivo y vivificador, debe ser cambiante es inaceptable. Y lo es no solo por el término, sino al referirse acotando el apelativo "con todo cariño", como indicando una superioridad existente.

    S.R.

    ResponderEliminar
  24. En realidad, ese PADRE NUESTRO es falso, no es el que Cristo enseñó, y que está en la Biblia y en toda la tradición de la Iglesia. Ese sacerdote es falso. Esa misa es falsa. Ese pueblo católico congregado es falso y hasta su iglesia masónica es falsa.
    Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallara la Fe sobre la tierra? (Lc. 18, 8)

    ResponderEliminar
  25. Interesante. El Cardenal Arinze ex Prefecto de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, opinó en EUA que la instrucción del misal, no indica nada respecto a la posición de las manos de los que no son sacerdotes durante la misa, por lo que no hay ningún problema en extenderlas para los fieles.

    ResponderEliminar
  26. La única explicación es que la Iglesia en vez de ir para adelante va para atrás... Más preocupada de lo accesorio que de lo primordial... Un corazón puro y unos brazos extendidos con toda seguridad que en cualquier momento son agradables a Dios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El corazón es más puro del que abre los brazos? no veo la relación. Lo que veo es mucha gana de destacarse adoptando posturas que no figuran en las rúbricas del misal. Unos abriendo los brazos, otros quedándose de pie en la consagración en lugar de arrodillarse que es lo que está prescrito. La liturgia ha llegado a un autoservicio en el cual, el que hace estrictamente lo que manda la Iglesia es quien lo hace mal. Y todos los inventos, cuñas e innovaciones son vistas con simpatía.

      Eliminar
    2. Se trata entonces de uniformar... Que todos seamos iguales, nos movamos iguales, nos sentemos iguales... Incluso tenemos que orar igual? Alguien me puede explicar en las enseñanzas de Jesús, o mejor, en la experiencia personal de Dios Padre que vivió Jesús y que nos regaló como testimonio, dónde aparece que todos tenemos que hacer lo mismo? Ah! No es más puro el corazón del que abre los brazos. Te diste la respuesta, Jordi! Si los abres o no, no importa! Igualmente es una oración agradable a Dios.

      Eliminar
    3. No me imagino a los Santos y Angeles, según se lee en Apocalipsis, unos cantando "Santo, Santo", otros el cántico que les venga en gana y cada uno gesticulando como mejor le parezca... por vivenciar mejor al Señor! Si todavía somos una Iglesia reconocible es por la uniformidad, la obediencia a lo dispuesto por nuestros Obispos -que poseen autoridad en la materia-, si hasta Cristo fue sumiso en cuanto a lo establecido -en cuanto al Sábado solo corrigió un exceso-, entonces, ¿porqué querer salirse, innovar, actuar individualmente en lo litúrgico siendo un hecho comunitario? Mi experiencia personal, mi oración personal por más cercana a Dios no me habilita para alterar las cosas a gusto y placer en la Asamblea. Lo contrario tiene un tufillo a postura Protestante y allí sí que en los últimos 450 años la "variedad" ha hecho de las suyas...
      Dios los bendiga
      Cristian Treppo

      Eliminar